Bodas religiosas: Formas de entrar en la iglesia

Llegó el momento que tanto tiempo has esperado. Por fin llego el primer paso a dar en vuestra boda: la entrada a la iglesia.

Tanto para el novio como para la novia es el momento en el que captan toda la atención de los invitados. Sin menospreciar al novio, sabemos quién es la verdadera protagonista y quién se llevará todas las ovaciones en este día tan especial: tú, querida novia.

Estás radiante con ese gran vestido que encauza todas las miradas. Brillas y deslumbras simpatía a tu paso. Pero solo te diferencia una cosa del resto de personas que están bajo tú mismo cielo. Tú eres la que te casas y solo tú sabrás controlar esos nervios pre-boda que se deslizan de arriba abajo provocando un ligero hormigueo por todo tu cuerpo.

Existen dos formas muy comunes de conseguir una entrada triunfal y  perfecta al lugar de la ceremonia dónde darás un esperado y ansiado “Si Quiero”.

©Mónica Galera
©Mónica Galera

Si no derrochas afán de protagonismo y quizás esa leve vergüenza que tiendas a sentir cuando captas toda la atención de tus invitados se refleje en tu cara, una de las mejores opciones es que realicéis una entrada general. Los dos juntos al mismo tiempo. Encabezada por tus damas de honor o pajes, seguida de la novia y padrino y por último el novio con la madrina cerrando el paso con el resto de invitados y familiares.

©Leticia Campos
©Leticia Campos

Por el contrario, si lo que deseas es el cásico cuento dónde el novio espera la querida novia a pies del altar debes tener en cuenta que, previamente, se haya formado una excelente organización dentro del lugar de la ceremonia, es decir, que todos tus invitados estén situados en sus sitios correspondientes para que la única atención que haya al compás de la música y un paso suave y lento seas tú acompañada por el padrino (del brazo izquierdo mientras en tú mano izquierdas sostienes tú ramo de novia).

¿Dónde se deben colocar cada uno de los invitados?

Debes saber, que los invitados según por parte de quién hayan sido invitados tienen un sitio concreto dentro de los bancos o asientos en la ceremonia. Aquellos invitados que vayan a la boda por parte de la novia deben ir sentados en los bancos de la izquierda (mirando desde la parte de atrás)  y los invitados del novio en el lado opuesto. Siempre dejando las tres primeras filas de ambos lados para los familiares más cercanos.

Si tienes algún testigo que se encargará de realizar alguna lectura durante la ceremonia debes recordarle que se debe situar en un lugar no muy lejano al altar para evitar esperas innecesarias.

Con estas recomendaciones básicas y dependiendo de la elección a vuestra entrada siempre habrá a alguien que se le escapen lágrimas de emoción.

©Foto Studi
©Foto Studi